Categorías
Crisis climática Movimientos

We are not fucking Angels!

«En estos días estamos intentando hacer lo que hay que hacer. Organizarnos en grupos de solidaridad, desplazarnos para ayudar a las personas y los territorios más afectados. Pero no, no somos putos ángeles del barro. Porque, sí, llevamos botas, intentamos agenciarnos palas, le ponemos energía y pasión, intentamos hacerlo con una sonrisa. Pero también estamos muy cabreadas. Porque en la época narrada como del mundo digital y de la “economía verde”, este tipo de cosas siguen ocurriendo y con peores consecuencias que antes.»

de Laboratorio Crash! y Bologna for Climate Justice
Publicado en italiano en HubAut Bologna el 21/05/2023
Traducción inédita

Red Alert! — Red Alert! — Red Alert! — Red Alert! — Red Alert! — Red Alert!

We are not fucking Angels!

Converger contra la devastación medioambiental y social, para cuidar el territorio… ¿Volvemos a hacerlo?

¿Cómo estáis? ¿Cómo estamos? Estas preguntas nos llegaban desde el otro lado de los Apeninos el pasado año. En estos días, son para nosotras.

El tiempo se suspende de nuevo, como al principio de los confinamientos. Hay que quedarse en casa. Esta vez son las inundaciones. O bien hay que escapar de casa, porque el nivel del agua sube.

Vivimos en el Valle de los motores y del big data, de la industria aeroespacial, pero exactamente igual que hace un siglo, la lluvia destroza los diques de los ríos, inunda la calles de las ciudades, provoca el desprendimiento de carreteras en los Apeninos, devora el territorio y mata personas. Porque se sigue sin hacer nada para cuidar el territorio. Solo cemento.

Muertes, destrucción, miles de millones en daños… Y, a pesar de todo, estamos convencidas de que una vez más, si no cambia algo, prevalecerá de nuevo el piloto automático del business as usual. Se reconstruirá como antes, más que antes, peor que antes. La enésima crisis, que recaerá sobre nuestros hombros, que descargará con la violencia de siempre el trabajo de cuidados en primer lugar sobre las mujeres, sobre las pobres, sobre las últimas. La enésima crisis que reforzará los roles de género, tan amados para aquellos a quienes les resulta cómodo que realicemos, en el aislamiento de los muros domésticos, el trabajo cotidiano y material que sostiene todo. La enésima crisis en la que habrá quien obtendrá beneficios. Una crisis que se produce mientras el régimen ruso anuncia la toma de Bajmut y el G7 responde con jets — el nuevo paso en la demencial escalada bélica actual. Guerra y crisis climática son fragmentos de la emergencia continua en la que vivimos. ¿Son las inundaciones en Emilia-Romaña tan solo la enésima crisis a la que seguirán otras mil, a las que hay que adaptarse, respecto a las cuales no se puede hacer nada?

En estos días, estamos intentando hacer lo que hay que hacer. Organizarnos en grupos de solidaridad y desplazarnos para ayudar a las personas y los territorios más afectados. Pero no, no somos putos ángeles del barro. Porque, sí, llevamos botas, intentamos agenciarnos palas, le ponemos energía y pasión, intentamos hacerlo con una sonrisa. Pero también estamos muy cabreadas. Porque en la época narrada como del mundo digital y de la “economía verde”, este tipo de cosas siguen ocurriendo y con peores consecuencias que antes.

Esto ocurre porque a quienes ganan miles de millones les da lo igual lo que dejan en el territorio. Esto ocurre porque desde hace décadas las políticas reconstruyen el territorio solo para hacer autódromos, grandes industrias, polos logísticos, cemento, infraestructuras para el tráfico de mercancías… Y no se plantean el tema del cuidado del territorio y las personas, no piensan en las miles intervenciones a baja escala que sería necesario realizar. Nadie quiere afrontar el desequilibrio hidrogeológico: el único gran proyecto que necesita nuestro territorio. Esa es la ciencia y las inversiones que necesitamos. Esto ocurre porque nos encontramos dentro de una crisis climática. Esto ocurre porque existen responsabilidades. Esas responsabilidades hay que indicarlas claramente. Porque este tipo de cosas no pueden volver a suceder.

En estos días sacamos barro de casas y calles, pero en los próximos tiempos queremos sacar, junto con el barro, a quienes tienen responsabilidades políticas por lo que ha ocurrido. Por eso convocamos una asamblea popular el sábado 27 de mayo en la Plaza de Neptuno de Bolonia a las cuatro de la tarde. Para organizar la propuesta de una marcha popular que, un mes después de las inundaciones, se dirija hacia la sede de la Región Emilia-Romaña.

Para concluir… Tenemos a nuestras espaldas un año de luchas importantes. Pero el problema sigue siendo el mismo: o conseguimos invertir las relaciones de fuerza generales en la sociedad, o la normalidad de la crisis se nos llevará por delante con cada vez mayor violencia. El pasado 22 de octubre, decenas de miles de personas atravesamos Bolonia contra la enésima obra destructiva del territorio [la construcción de un proyecto que prevé el ensanchamiento de 12 a 18 carriles en una autopista que atraviesa parte de la ciudad de Bolonia, N. del T.]. Converger… para sublevarse. ¿No habría que volver a hacerlo? Es necesario responder a las inundaciones y a la devastación del territorio. Esa es nuestra motivación, nuestro aquí y ahora. No obstante, como cantábamos el 22 de octubre, además del “por esto”, existe un “por otras cosas” y un “por todo”. Resulta urgente que, una vez más, las luchas ecologistas y obreras, transfeministas y contra la guerra, sindicales y queer, del trabajo reproductivo, del mutualismo, las luchas migrantes, logísticas, del mundo rural, por la vivienda, por una vida que merezca ser vivida… Vuelvan a sintonizarse, a vibrar juntas, a construir nuevos engranajes comunes. Para derribar esta sociedad mortífera y decadente. No sabemos si, colectivamente y a partir de nuestras muchas dificultades y diferencias, seremos capaces de llevarlo a cabo. Pero, para nosotras, ha llegado la hora de sublevarse.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s